sábado, octubre 20, 2012

Nova episode about Intelligent Design:

http://youtu.be/8hTZ5AYzs8o

DA CLICK AQUÍ PARA CONTINUAR LEYENDO......

sábado, agosto 20, 2011

Preparing my glorious return!!!

DA CLICK AQUÍ PARA CONTINUAR LEYENDO......

domingo, diciembre 05, 2010

You know it's a myth.

DA CLICK AQUÍ PARA CONTINUAR LEYENDO......

domingo, julio 18, 2010

Profile: Martin Gardner, the Mathematical Gamester (1914-2010)

http://www.scientificamerican.com/article.cfm?id=profile-of-martin-gardner

The clerk at the Barnes and Noble bookstore in downtown Manhattan is not all that helpful. Having had limited success with smaller retailers, I am hoping that the computer can tell me which of Martin Gardner's 50 or so books are available in the store's massive inventory. Most of his books, of course, deal with recreational mathematics, the topic for which he is best known. But he has also penned works in literature, philosophy and fiction. I am looking specifically for The Whys of a Philosophical Scrivener, Gardner's essays that detail his approach to life. The clerk tells me to try the religion section, under "Christian friction." Is he kidding?

A scowl breaks across Gardner's otherwise amicable face after I relate the story. He is puzzled, too, but for a different reason. The book has nothing to do with that, Gardner insists. He makes it a point to describe himself as philosophical theist—in the tradition, he says, of Plato and Kant, among others. "I decided I couldn't call myself a Christian in any legitimate sense of the word, but I have retained a belief in a personal God," Gardner clarifies. "I admire the teachings of Jesus, but to me it's a little bit dishonest if you don't think Jesus was divine in some special way"—which Gardner does not.

Theology and philosophy weigh heavily in our conversation, something I did not expect from a man who spent 25 years writing Scientific American' s "Mathematical Games" column and who, in the process, influenced untold numbers of minds. "I think my whole generation of mathematicians grew up reading Martin Gardner," comments Rudy Rucker, a writer and mathematician at San Jose State University. It is not uncommon to run into people who subscribed solely because of the mathematical gamester, a realization not lost on the magazine's caretakers when he resigned in 1981. "Here is the letter I have been dreading to receive from Martin Gardner," memoed then editor Dennis Flanagan to then publisher Gerard Piel. "I had a lot of books I wanted to write," Gardner explains of his decision. "I just didn't have time to do the column. I miss doing it because I met a lot of famous mathematicians through it."

In his living room in Hendersonville, N.C., near the Great Smoky Mountains at the Tennessee border, he rattles off several of these notables. Roger Penrose of the University of Oxford, now a best-selling author about consciousness and the brain, first became famous after Gardner reported Penrose's finding of tiles that can coat a plane without ever repeating the same pattern. John H. Conway of Princeton University saw his game-of-life computer program, a metaphor for evolution, flourish after appearing in the column. Most surprising to me, though, is Gardner's mention of the Dutch artist M. C. Escher, whose work he helped to publicize in 1961. He points to an original Escher print over my head, between the shelves of his wife's collection of antique metal doorstops. If he had known Escher would become famous, Gardner says, he would have bought more. "It's one of the rare pictures with color in it," he remarks. "It's based on Poincaré's model of the hyperbolic plane."
The 81-year-old Gardner seems more comfortable talking about others than about himself. Perhaps part of the reason is that he has no formal training in mathematics. In discussing his youth, he muses on religion and philosophy, topics to which we keep veering back. "When I grew up in Tulsa, it was called the oil capital of the word," he says. "Now it's known as the home of Oral Roberts. That's how far Tulsa has gone down the hill." He describes his father, a petroleum geologist, as a tolerant fellow who put up with his mother's Methodist devotion and Gardner's own early fanaticism. Influenced by a Sunday school teacher and a Seventh-Day Adventist, the young Gardner became convinced the second coming was near and that 666 was the number of the pope. "I grew up believing that the Bible was a revelation straight from God," he recounts. "It lasted about halfway through my years at the University of Chicago."

University life, however, slowly eroded his fundamentalist beliefs. "Certain authors have been a big influence on me," Gardner says and enumerates them. Besides Plato and Kant, there are G. K. Chesterton, William James, Charles S. Peirce, Miguel de Unamuno, Rudolf Carnap and H. G. Wells. From each, Gardner has culled a bit of wisdom. "From Chesterton I got a sense of mystery in the universe, why anything exists, " he expounds. "From Wells I took his tremendous interest in and respect for science." That's why he does not accept the virgin birth of Christ or a blood atonement for the sin of Adam and Eve, as he writes in the afterword of his semiautobiographical novel, The Flight of Peter Fromm. "I don't believe God interrupts natural laws or tinkers with the universe," he remarks. From James he derived his notion that belief in God is a matter of faith only. "I don't think there's any way to prove the existence of God logically."

Pondering existence for a living, however, was not his calling. "If you're a professional philosopher, there's no way to make any money except to teach. It has no use anywhere," Gardner offers. Instead he turned to writing, becoming assistant oil editor for the Tulsa Tribune and then returning to Chicago to assume a post in the university's press office. In 1941 he began a four-year stint on a destroyer escort (fittingly, the U.S.S. Pope ). After World War II, Gardner returned to Chicago, selling short stories to Esquire and taking more courses in philosophy under the GI bill.

Freelance writing is unstable, and Gardner found himself in New York City in the early 1950s, where he landed a regular job with the children's periodical Humpty Dumpty's Magazine, writing features and designing activities. "I did all the cutouts," he beams. But it was his lifelong interest in magic, still his main hobby, that led him to mathematical games. Every Saturday a group of conjurers would gather in a restaurant in lower Manhattan. "There would be 50 magicians or so, all doing magic tricks," Gardner reminisces. One of them intrigued him with a so-called hexaflexagon—a strip of paper folded into a hexagon, which turns inside out when two sides are pinched. Fascinated, Gardner drove to Princeton, where graduate students invented it. (A magician also played a pivotal role in another major step in Gardner's life: he introduced Gardner to his future wife, Charlotte.)

Having sold a piece on logic machines to Scientific American a few years prior (which, incidentally, included a cardboard cutout), he approached the magazine with an article on flexagons. "Gerry Piel called me in and asked, 'Is there enough material similar to this to make a regular column?' I said I thought there was, and he said to turn one in," Gardner recalls. It was a bit of a snow job: Gardner did not even own a mathematics book at the time. "I rushed around New York and bought as many books on recreational math as I could," he states. Gardner officially began his new career in the January 1957 issue; the rubric "Mathematical Games" was chosen by the magazine. "By coincidence, they're my initials," Gardner observes. "I always had a private interest in math without any formal training. I just sort of became a self-taught mathematician. If you look at those columns in chronological order, you will see they started out on a much more elementary level than the later columns."
Gardner's timing was perfect. Only a few outlets for recreational mathematicians existed at the time. "A lot of creative mathematicians were making discoveries, but the work was considered too trivial by professional math journals to publish. So I had the pleasure of picking up this stuff." Perhaps more important to the success of the column was his nonmathematical background. "His references were so wonderfully cross-cultural and broad," Rucker states. "He talked about experimental literature, about cranks, about philosophers—relating mathematics to the most exciting things around." He was also able to form a network of associates who passed on ideas. "Martin was very good at giving attribution," says mathematician Ronald L. Graham of AT&T Bell Laboratories. "That inspired people to work on problems."

Gardner has a natural penchant for fun and games. In an April Fools' piece, he claimed Einstein's theory of relativity was disproved and that Leonardo da Vinci invented the flush toilet. At the suggestion of a friend, he harshly panned his own Whys book in a review written under the pseudonym George Groth. "I heard that people read the review and didn't buy the book on my recommendation," Gardner comments.

Although his home seems to display order and formality, Gardner's playfulness is everywhere. Optical illusions abound, including an inside-out face mask illuminated from below that appears holographic, eerily seeming to track a viewer's motions. He demonstrates several magic tricks with rubber bands, at one point rummaging through a closet to extract a fake, blood-dripping severed arm through which he wiggles his own fingers. This Wonderland feeling is appropriate, for Gardner is an expert on Lewis Carroll. His best-seller is The Annotated Alice, in which he shows that Carroll encoded messages, chess moves and caricatures of people he knew. In Los Angeles recently, wealthy electronics store owner John Fry inaugurated a new outlet containing 15- foot statues of the Alice characters—and Gardner was the honored guest.

After nearly 40 years of presenting math, Gardner says the biggest transformation in the field has been the entrance of the computer. "It's changed the character of all mathematics, especially combinatorial math, where problems are impossible to solve by hand. A good example is the four-color map problem, which was finally solved by a computer." The theorem states that at least four hues are needed to paint all planar maps so that no adjacent regions are the same color. Chaos theory, fractals and factoring of prime numbers are a few other examples.

Gardner himself does not own a computer (or, for that matter, a fax or answering machine). He once did—and got hooked playing chess on it. "Then one day I was doing the dishes with my wife, and I looked down and saw the pattern of the chessboard on the surface of the water," he recalls. The retinal retention lasted about a week, during which he gave his computer to one of his two sons. "I'm a scissors-and-rubber-cement man," Gardner says, although he feels he ought to get another computer despite the lasting impression his first one left.

Retirement does not find Gardner at rest. He writes for the Skeptical Inquirer, although he is planning to switch to topics that are not outright shams, such as Freud's dream theory and false memories evoked by therapists. And there is time for games. During my visit, an editor called to say that his firm wants to publish Gardner's manuscript on Lewis Carroll's mathematical puzzles. Gardner describes a recent problem he received from Japan, which dealt with an ant crawling on an extended cube. A mathematician phones to inquire whether Gardner heard anything about a rumor of a new result in Penrose tiling. And every afternoon at 4:30, he and Charlotte investigate fluid dynamics by mixing vodka martinis. For Gardner, the game is the life.

DA CLICK AQUÍ PARA CONTINUAR LEYENDO......

sábado, septiembre 26, 2009

Calcula tu huella ecológica

La huella ecológica es un indicador agregado definido como «el área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población dada con un modo de vida específico de forma indefinida».
Su objetivo fundamental consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, comparado con la biocapacidad del planeta. Consecuentemente es un indicador clave para la sostenibilidad.
La ventaja de la huella ecológica para entender la apropiación humana está en aprovechar la habilidad para hacer comparaciones. Es posible comparar desde las emisiones de transportar un bien en particular con la energía requerida para el producto sobre la misma escala (hectáreas).

En resumen, la huella ecológica nos dice que muchas cosas mueren para que podamos vivir como vivimos.

Puedes calcular tu huella ecológica en el siguiente link:
http://www.miliarium.com/formularios/HuellaEcologicaA.asp

La mia fue: 455
Los planetas necesarios si todos fueran como yo: 3

DA CLICK AQUÍ PARA CONTINUAR LEYENDO......

lunes, agosto 31, 2009

La SEP contra la teoría de la evolución

Julio Muñoz Rubio


En estos tiempos de oscurantismo y emergencia de viejos fanatismos, la Secretaría de Educación Pública (SEP) nos ofrece una nueva y muy desagradable sorpresa en sus nuevos libros de texto para la materia de ciencias naturales de primaria: se trata de la mutilación de la teoría de la evolución. Una aberración más del gobierno panista, la cual ya no resulta sorprendente luego de constatar la obsesión de este gobierno por atacar día con día la cultura y la inteligencia e intentar imponer su concepción confesional y religiosa a toda la población de México.

Pues bien, en esta tesitura, un conjunto de personas carentes de la menor preparación en ciencia, ha mal redactado un texto dirigido a los alumnos de sexto de primaria en el que la teoría de la evolución queda reducida en mucho más de la mitad con respecto de la atención que merecía el texto anterior, aprobado en 1993 y elaborado por personas conocedoras, profesionales del tema. Se trata de un texto en el que el evolucionismo merece un tratamiento confuso, erróneo e incompleto, por decir lo menos. He aquí algunos de los imperdonables errores que contiene:

1. El creacionismo es tratado al nivel de las distintas teorías científicas sobre el origen de la vida: La generación espontánea, la panspermia y la teoría evolucionista de Oparin-Haldane son puestas todas al mismo nivel que las charlatanerías creacionistas. El creacionismo no es ninguna teoría; es sólo una especulación fantasiosa imposible de corroborar, no está basada en un hecho real que se pretenda explicar.

2. No existe la menor mención de la variabilidad al azar y de su herencia, los cuales son procesos (y conceptos) centrales en la teoría de Darwin. La selección natural es imposible de explicar si antes no se hace mención de esos dos procesos, porque solamente cuando las especies varían pueden seleccionarse las mejor adaptadas al medio de las que no lo están.

3. No se menciona ningún concepto de genética ni la relación de los hallazgos en esta rama de la biología con la teoría de la evolución. Hay que mencionar al respecto que en las primeras décadas del siglo XX tuvieron lugar entre los científicos interesantes debates sobre el carácter de la herencia y de la selección natural, que concluyeron con la emisión de la llamada teoría sintética, que unificó los conocimientos en genética provenientes de las investigaciones de Gregor Mendel con el modelo darwinista de evolución por selección natural.

4. En el texto se pone atención a los fósiles y a las extinciones como evidencia de las formas de vida pasadas. Pero eso no es necesariamente evolucionismo. Los fósiles son conocidos desde hace milenios sin que se diera una explicación evolucionista a su existencia. El científico francés Georges Cuvier (1769-1832) emitió la teoría llamada "catastrofismo", en la que explicaba que los fósiles eran evidencia de catástrofes y creaciones sucesivas que habían tenido lugar en la Tierra, negando toda implicación evolutiva. Fue Darwin quien encontró una evidencia de la evolución en el registro fósil relacionando las edades de fósiles semejantes entre sí y los sedimentos geológicos en los que se encuentran. Esta explicación está ausente en el texto de sexto de primaria.

5. No hay mención alguna sobre evolución humana. Eso abre las puertas a la interpretación del diseño inteligente, que plantea que el ser humano es demasiado complejo para ser explicado por procesos naturales y que por tanto (¡vaya falacia!) tiene que ser producto de la decisión de un ser supremo inteligente.

6. De la vida de Darwin no se explica casi nada, ni el viaje del Beagle ni las evidencias biogeográficas embriológicas y paleontológicas sobre la evolución, ni el principio del ancestro común y, desde luego, nada sobre su triunfo sobre las fuerzas oscurantistas y reaccionarias de su tiempo.

Debemos dar la señal de alarma: esta reducción de la teoría evolucionista es, en manos del panismo, el primer paso para, en un futuro no lejano, eliminarla de los planes de estudio o ponerla en el mismo nivel de las charlatanerías creacionistas, como se ha intentado en muchas partes de Estados Unidos o Italia. Omitir o deformar la enseñanza del evolucionismo en las escuelas primarias es sumir en la ignorancia y la mentira a la niñez de este país; es condenarla a ignorar una de las más certeras y trascendentales aportaciones a la ciencia y la cultura. Nadie, absolutamente nadie tiene derecho a hacer eso.

El panismo es insaciable en su ataque a la inteligencia. Encendamos los focos rojos. La defensa de la cultura, de la historia y de la ciencia es, hoy día, una de las tareas más importantes en México.

DA CLICK AQUÍ PARA CONTINUAR LEYENDO......

viernes, julio 31, 2009

ALGUNOS MITOS DEL CEREBRO

Ricardo Antonio Cuadra García

Las tecnologías basadas en imágenes por resonancia magnética y estimulación magnética transcraneal, han contribuido a entender las funciones de nuestro cerebro. Uno de los mitos más populares acerca del cerebro es aquel que establece que los humanos no lo usamos más del diez por ciento. Según Sandra Aamodt y Sam Wang, en su libro “Entra en tu Cerebro” este mito se popularizó con los libros de autoayuda de Dale Carnegie, nos imaginamos que esta información servía para que las personas aspiraran a usar más del diez por ciento de las neuronas. De hecho este mito no corresponde con la realidad, pues los avances muestran que los humanos usamos el cien por ciento de nuestro cerebro. Según el neurocientífico portugués Antonio Damasio “el cerebro constituye un modelo de órgano integrado”. Lo mismo manifiesta Paul Maclean en su teoría del “cerebro trino” en los humanos. (réptil, limbito y neocorteza) En todas las áreas del cerebro se producen las fuerzas electro-químicas de las sinapsis. La forma de funcionar del cerebro es a través de impulsos eléctricos que estimulan neuronas, las cuales estimulan las reacciones químicas de los neurotransmisores (dopamina, serotonina, cortisol, etc). La energía eléctrica que utiliza el cerebro es equivalente a la que utiliza un bombillo del refrigerador de nuestras casas.

René Descartes manifestaba “pienso luego existo”, contribuyendo así a la creación del mito de la dualidad mente-cerebro. Antonio Damasio, difiere del filósofo francés con su enunciado “lo correcto es, existo luego pienso.” La dualidad mente-cerebro es una quimera. Refuerza el filósofo científico Mario Bunge cuando declara que la mente es el cerebro en marcha.

Otro mito es que las pérdidas neuronales son irrecuperables. El mito tiene su base real porque las neuronas que se mueren no se pueden revivir, pero si pueden ser sustituidas por nuevas neuronas que a través de su vida va creando el ser humano. A este concepto se le denomina “cerebro neuroplástico”. Se ha observado que en muchas lesiones cerebrales, nuevas neuronas hacen el trabajo de neuronas muertas. El premio Nóbel de fisiología Dr. Gerald Edelman profundiza más en el tema proponiendo el “Darwinismo neuronal”, donde establece que las neuronas también compiten entre sí, y la selección natural premia a algunas y castiga a otras. La primera gran pérdida de neuronas los humanos la sufrimos en los dos primeros años de vida. A los dos años de vida, se produce un “chapodo” de conexiones neuronales y sobreviven las que pudieron “congeniar” con los sentidos. Muchos neurocientíficos ligan esta pérdida de neuronas, a la amnesia infantil en los primeros años de vida así como también la famosa “muerte de cuna”.Por ello, no recomiendan la sobre estimulación de los bebés menores de dos años, llevándolos a lugares donde la sobre estimulación es parte del ambiente ya que pone en riesgo a los bebés, pues estos no han terminado de hacer el “cableado” de su red neuronal para su supervivencia. Igualmente dañinos pueden ser programas de muñequitos animados con flashes o movimientos acelerados. Pero también la falta de estímulos es perjudicial, ya que puede hasta atrofiar algunos sentidos. Un balance es la solución óptima sustentado en la estimulación y el cariño de sus familiares.
La evolución ha permitido al cerebro humano hacer suposiciones rápidas para lograr la supervivencia de la especie. Particularmente, para detectar la más leve señal de peligro y huir. Para ello, por ejemplo, se ligan visiones parciales con recuerdos preestablecidos y así se completa la imagen en la corteza visual. El ojo humano dispone de poca área de visión y de enfoque, de hecho tenemos pésima visión periférica. Sólo desde un pequeñísimo agujero llamado fóvea, ubicado en el centro del ojo, vemos claramente. El tamaño de la claridad absoluta que alcanza la fóvea según John Ratey, autor del libro “Cerebro: Manual de instrucciones”, es no mayor que la uña del dedo gordo. De lo demás sólo fragmentos incompletos recibe el ojo humano, el cerebro supone el resto y completa la información. De esta debilidad de una incompleta visión, se valen los magos para sorprendernos con sus actos extraordinarios. El punto que establece la neurociencia nos lo aclara Aamodt y Wang, “el cerebro nos miente”. Los testigos oculares en los juicios cada vez están siendo más cuestionados por los tribunales de justicia de los países desarrollados. La causa se debe a que cada vez les es más fácil a los hábiles abogados apelar a los defectos de los relatos de los testigos apoyándose en la ciencia.

Un descubrimientos muy interesantes sobre el cerebro humano, son las neuronas espejo, ubicadas cerca de la zona de Broca, la cual está ligada a la sintaxis y el habla. Las neuronas espejo son las encargadas de la imitación de instrucciones entre los humanos, de hecho están bien involucradas en el proceso de aprendizaje y sobre todo en el aspecto emocional de la empatía.
Un mito muy común es el que establece que las mujeres son peores que los hombres en matemáticas. Si bien es cierto que algunos estudios han demostrado que los hombres sacan mayor puntaje en el grupo de mejores matemáticos, también es cierto que el hombre también saca mayor puntaje en el grupo de menor rendimiento, mientras que las mujeres se mantienen constantes en los grupos promedio. Esto sugiere que en las matemáticas puede haber una influencia cultural en materia de género. Las mujeres presentan de hecho mejor conexión entre hemisferios que el del hombre, pues este último tiende a priorizar sus conexiones a la especialización del hemisferio izquierdo (si se es zurdo el derecho). La mejor interconexión hemisférica de las mujeres se debe a que su cerebro presenta un “corpus callosum” más grueso que el hombre, esto según algunos científicos por los efectos de la testosterona en el varón, sustentado en los mayores casos de autismo masculino, caracterizado por la atrofia de las conexiones inter-hemisféricas.

Otro mito muy divulgado es que el ser humano puede tomar decisiones sin tomar en cuenta las emociones. Las decisiones lógicas racionales puras no existen para la nueva neurociencia. En todas las decisiones interviene nuestra parte emocional del cerebro, donde la amígdala juega un rol de primer rango junto al hipocampo. La amígdala una zona de forma almendrada, registra las emociones fuertes y los recuerdos ligadas a estas. La amígdala es el centro del miedo en el cerebro y activa neurotransmisores que producen efectos somáticos evidentes en todos los mamíferos. En los humanos la amígdala como parte del sistema límbico, interactúa con el lóbulo pre-frontal para producir el comportamiento humano.
Cada vez son más los misterios que la neurociencia va descubriendo, a la par que se van ligando a múltiples disciplinas del saber humano. La neurociencia se presenta como pivote del conocimiento más de dos mil años después de que en el templo de Delfos se inscribiera la frase: “conócete a ti mismo”.

DA CLICK AQUÍ PARA CONTINUAR LEYENDO......

martes, junio 30, 2009

EL SEXO SOCIAL

Eudald Carbonell

Cada vez más observamos comportamientos afines o análogos entre los diferentes géneros del orden de los primates. Mientras que a nivel genético vemos que los chimpancés (Pan troglodytes) y nosotros, nos distinguimos en un 9%, a nivel social y cultural existen diferencias difícilmente computables, pero conductas parecidas.

Un estudio recientemente publicado en la revista Plos one, liderado por Christophe Boesch y Cristina Gómez, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania) explica la relación que existe entre compartir la comida y la actividad sexual entre machos y hembras de una misma especie del género Pan.

Efectivamente, la observación del comportamiento de chimpancés en el trabajo de campo llevado a cabo durante dos años en el parque nacional de Tai, en Costa del Marfil, África, ha permitido registrar 90 episodios de caza y 262 de compartir carne y la misma cantidad de cópulas entre machos y hembras.

Se ha podido constatar, según los investigadores, una correlación importante entre el regalo de carne a las hembras por parte de machos cazadores y la cópula con éstas como consecuencia de esta interacción.

El sexo, sin duda juega un papel relevante en las relaciones sociales entre los primates. Con él se incrementa la sociabilidad de las especies de los diferentes géneros y, además de ser una garantía de reproducción de las poblaciones, puede convertirse en una fuente de poder. Los mejores cazadores entre los machos, pueden tener un rango mayor y cubrir a más hembras.

De esto se puede deducir, que los genes de los mejores cazadores tienen una mayor probabilidad de extenderse, dado que independientemente de que las hembras estén o no en celo, son más accesibles a los machos que demuestran su capacidad de ser generosos con ellas.

Los chimpancés son promiscuos y no establecen relaciones monógamas continuadas, pero tampoco las hembras mantienen relaciones sexuales con todos los machos del grupo. De manera natural, pero también por evolución del comportamiento, las hembras seleccionan en muchos casos a los machos por su capacidad de facilitarles energía. Los animales que son capaces de compartir, también pueden ser los más competentes. Una hembra siempre saldrá más beneficiada de la relación con especímenes más competentes, en general mejor dotados socialmente para transmitir sus genes.

Compartir el alimento puede servir para incrementar las interacciones, de esta manera, existen ganancias para los especímenes que practican esta actividad. Realizar este tipo de acción es un valor añadido a la capacidad de adaptación individual que debe haber sido seleccionada evolutivamente. La selección natural actúa positivamente sobre estos especímenes.

Muchas de las conductas humanas han sido seleccionadas de forma natural y también de forma cultural. Es posible que este comportamiento que se da en cazadores-recolectores actuales, del tipo que se ha observado en los Chimpancés de Tai, sean aún atavismos mantenidos por el tipo de función social y económica que estructuran las poblaciones.
(Artículo publicado originalmente en la bitácora Sapiens)

URL: http://www.elmundo.es/elmundo/2009/04/20/sapiens/1240216513.html

DA CLICK AQUÍ PARA CONTINUAR LEYENDO......

domingo, mayo 31, 2009

DOSCIENTOS AÑOS NEGANDO A CHARLES DARWIN

Óscar Santamaría

(Artículo publicado originalmente en el diario Público)

"Creemos firmemente que Dios creó al hombre y todo lo que hay sobre la faz de la tierra. Y en mi opinión, es lo suficientemente poderoso como para haberlo hecho en un par de días". Rob Koke, pastor de Shoreline Christian Center , no duda ni un segundo. Estamos en Texas, uno de los estados donde la teoría del creacionismo tiene más seguidores y donde Darwin es considerado por muchos "un hombre peligroso".

Enfundado en americana y vaqueros negros, camiseta roja y botas de cowboy, el fundador de esta megachurch a las afueras de Austin encabeza una congregación de 12.000 fieles. Un soleado domingo de febrero, el salón principal del inmenso recinto acoge a 5.000 creyentes que han venido a escuchar su sermón, claro y directo, sin liturgia, salpicado con anécdotas y bromas. Nada que ver con una misa al uso, y mucho con una charla de autoayuda y superación personal. Los asistentes entregan donaciones a golpe de chequera mientras los pastores auxiliares reparten kleenex a quienes lloran después de confesarse en esta enorme iglesia a medio camino entre un centro comercial (con cafetería y tienda de recuerdos cristianos) y una sala de conciertos (el sermón es amenizado por seis cantantes y una banda completa que interpreta canciones religiosas a ritmo de rock, rap y reggae).

Ya sin micrófono inalámbrico y más relajado tras bajarse del escenario, Koke se muestra prudente, sin querer molestar a ninguno de los miembros de su iglesia. Por eso es comprensivo con quienes se alejan del creacionismo clásico y admiten que ha habido algún tipo de evolución (eso sí, dirigida por Dios), frente a los que creen ciegamente en lo que cuenta el Génesis: es decir, que Dios creó al mundo y al hombre en una semana.
"Necesitaría más fe para creer en la evolución que para creer que todo lo ha hecho Dios"

"Dentro de nuestra amplia familia hay diferentes opiniones, pero nadie duda de que somos producto de un Creador Divino. Nosotros no nos posicionamos sobre el cómo, sino sobre el quién, y en eso no hay discusión posible. Todo tiene un autor, un creador: este bolígrafo, la grabadora, una botella de agua... De hecho, yo necesitaría más fe para creer que todo es producto del azar y la evolución que para creer que lo ha hecho Dios". Koke, de origen holandés, se disipa cuando trata de explicar las "pruebas" que sostienen sus afirmaciones, que echan por tierra la teoría de la evolución de las especies.

Más claro lo tiene Carl Baugh, director del Museo de Evidencias del Creacionismo en Glen Rose, un pueblecito a una hora al sur de Dallas. Este paleontólogo con varios títulos en Teología lleva desde 1985 trabajando para demostrar científicamente que el mundo fue creado por Dios, algo de lo que tampoco tiene ninguna duda. Su discurso es sólido, plagado de tecnicismos científicos.

Modelo bíblico

Durante el tour por su minúsculo y destartalado museo repite que sus experimentos, tanto sobre el terreno como en el laboratorio, han sido certificados y contrastados. Una de las principales pruebas que aporta para desmontar a Darwin son dos huellas que demostrarían que los dinosaurios y los hombres coexistieron. De ser cierto, los evolucionistas estarían en serios aprietos. Una de las huellas, encontrada cerca del museo en los años cincuenta, muestra la pisada de un humano sobre la de un dinosaurio. La otra, hallada en el año 2000, es la de un dinosaurio sobre la de un humano.

Con un currículum de varias páginas y decenas de excavaciones a sus espaldas, Baugh reconoce que antes de llegar a Glen Rose era un "moderado" seguidor de la teoría de la evolución. Pero sus descubrimientos le hicieron cambiar de idea. "Cuando me di cuenta de que los dinosaurios y los hombres habían vivido juntos no pude dormir en cuatro días. Todas mis creencias se vinieron abajo", explica con voz pausada, arqueando las cejas.

Los dinosaurios se extinguieron, dice el paleontólogo Carl Baugh, por el Diluvio Universal

Otro de sus experimentos, ya en el laboratorio, le ha llevado a descubrir que toda la información genética viene dada y que no son las condiciones atmosféricas ni la selección natural -como expone Darwin- lo que explicaría la evolución. Pero, entonces, ¿qué pasó con los dinosaurios? Se extinguieron, dice, en el Diluvio Universal que narra el Génesis. "Los únicos seres vivos que se salvaron gracias al Arca de Noé son los que existen actualmente en el mundo". Y es aquí donde Baugh, que ha dado conferencias para científicos de la NASA, tira de la Biblia y se posiciona en el creacionismo clásico, el que cifra en entre 6.000 y 8.000 años la edad del planeta Tierra. "Nosotros demostramos científicamente que el modelo bíblico de la creación es cierto", apunta con una amable sonrisa.

Más combativos son los expertos del Institute for Creation Research o instituto para la investigación de la creación (ICR), situado en un polígono industrial en la periferia de Dallas, a tres horas en coche de Austin. Bruce Wood es el director de comunicación del centro fundado por Henry Morris, considerado el padre del movimiento creacionista moderno. Es el ala dura, la derecha ultrareligiosa que no disimula su agenda política. No sólo desprecian a Darwin, sino que descalifican a aquellos cristianos que creen que Dios no hizo el mundo en seis días y que utilizó algún tipo de evolución en la creación del hombre. "Les han lavado el cerebro", insiste Wood.

"¿Cree en Dios?"

En el ICR, puntero en la investigación y promoción del creacionismo, están a la defensiva. Y piden sin disimulo la unión a su causa. Al finalizar la visita por el centro -tres edificios donde trabajan unas 40 personas- aparece el director, Lawrence Ford, que con tono áspero lanza varias preguntas. "¿Cree en Dios? ¿Cree en el Génesis? ¿A quién apoya su periódico, a Obama o a Bush?". Con recelo, da por acabada la charla, después de soltar: "La prensa europea siempre nos malinterpreta". "Todo lo que tengo que decir está en la revista", concluye Ford en referencia al último número de Acts & Facts , dedicado a contradecir a Darwin en su 200 aniversario.

Desde el ICR aseguran que su fe "no es ciega", que se basa "en evidencias y hechos". "Miramos a la tierra, a los animales, al hombre, y no encontramos la forma de que la evolución pueda explicar todo lo que existe, su increíble complejidad", explica Wood, quien, ante un cuadro con mariposas disecadas, afirma: "La naturaleza no puede ni tiene necesidad de crear tanta riqueza de colores, tanta belleza... Todo esto no puede ser fruto de la casualidad". El resto de sus pruebas para demostrar que están en lo cierto las sacan, de nuevo, de la Biblia. Ahí, en la interpretación literal del Génesis, es donde están todas las respuestas.

Uno de esos cristianos impuros de los que hablan en el ICR sería Justin Marston, británico de 31 años que se mudó hace dos a Texas. Este químico de formación, que fue el científico más joven en publicar con 18 años en Nature, va cada domingo a la iglesia que dirige Rob Koke. Marston es de los creacionistas que creen en la evolución. "Pero dejando claro que fue Dios quien escogió la evolución natural para crearnos. Y yo no voy a ser quien para contradecirle".

"En estos tiempos de crisis, lo más rentable es invertir en el Reino de Dios"

Marston, que insiste en recordar que la fe y la ciencia no siempre están reñidas, intenta responderse a la pregunta clave: ¿de dónde venimos?. "Los evolucionistas seguidores de Darwin no se detienen en esa cuestión. Es más, niegan la existencia de Dios". Antes de marcharse a casa a ver la Super Bowl, hace su donación a Shoreline Christian Center, con las palabras de su fundador aún en el aire. "En estos tiempos de crisis, lo más rentable es invertir en el Reino de Dios".

URL: http://www.publico.es/ciencias/198450/doscientos/anos/negando/charles/darwin


DA CLICK AQUÍ PARA CONTINUAR LEYENDO......

sábado, abril 25, 2009

Sueños proféticos

A causa de mi astringente escepticismo y negro humor respecto a las supersticiones del populacho en general, a menudo me encuentro en situaciones de debate multitudinario donde la razón parece ser cuestión de mayorías y no de lógica y hechos. Como yo no soy un buen orador ni contendiente, y a decir verdad, las turbas enardecidas me ponen un poco nervioso; generalmente evito las discusiones estériles, pero el anumerismo rampante de mis pares me deja con un muy mal sabor de boca.

La naturaleza perturbadoramente cercana de las predicciones que hacen los llamados "sueños proféticos" son campo fértil de engañabobos, autoengañados y crédulos por igual. También son tema muy común cuando en las reuniones llega la hora de hablar de lo "paranormal".

Pero como bien explica John Allen Paulos en su libro "El hombre anumérico" (lectura muy recomendada por cierto), " la coincidencia permite dar una explicación más racional de tales experiencias".

Allen nos invita a suponer que la probabilidad de que un sueño coincida en unos cuentos detalles claros con una secuencia de hechos de la vida real es de 0.0001. Si suponemos que la probabilidad de un sueño premonitorio un día es independiente de otro día, tenemos que en un año la probabilidad de no tener sueños proféticos ni un sólo día es de (0.9999)^365=0.964; lo que se traduce que en un año el 96% de la población sólo tendrá sueños fallidos, y aproximadamente el 4% tendrá al menos 1 sueño profético.

Multiplicado por la población de cualquier país, la cantidad de gente con sueños proféticos es bastante alta. Lo raro no es entonces que ocurran los sueños proféticos, al contrario, raro sería que no los hubiera.

DA CLICK AQUÍ PARA CONTINUAR LEYENDO......