martes, marzo 01, 2005

Las alternativas

La medicina alternativa cubre un amplio espectro de tratamientos aparentemente no relacionados entre sí, que van desde lo plausible hasta lo descabellado. Las terapias descabelladas son aquellas que resulta imposible que tengan ninguna consecuencia fisiológica. En homeopatía, no hay medicina en la medicina. En la terapia magnética, puede que no haya casi ningún campo magnético. En el extremo plausible del espectro se hallan los tratamientos dietéticos y las terapias con plantas medicinales. Irónicamente, sin embargo, las terapias que se hallan en el extremo descabellado del espectro son las más inocuas, dado que no tienen ningún efecto en absoluto, mientras que las del extremo plausible pueden tener graves consecuencias.
El término alternativo parece definir una cultura antes que un ámbito de la medicina: una cultura que no es nada exigente desde el punto de vista científico. Se trata de una cultura en la que se concede un mayor peso a las tradiciones antiguas que a la ciencia biológica, y se prefiere las anécdotas a las pruebas clínicas. Las terapias alternativas se resisten firmemente al cambio, y no les afectan los avances científicos en la compresión de la fisiología de la enfermedad

2 comentarios:

Ernesto Urbina dijo...

Me parece que es tu percepción, sesgada por la ignorancia, 'alternativa' evidentemente es una etiqueta, impuesta por la corriente principal o mayoritaria, esto es así en cualquier campo por simple definición.

En medicina hay terapias, como la magnética y escuelas, como la herbolaria, obviamente no son lo mismo y no pueden ser tratadas de igual modo, la herbolaria es un cuerpo completo de estudios avalados por cientos de años de investigación documentada y por otros cientos de años de resultados, numerosas culturas en el mundo han resuelto miles de dolencias basados en ella.

Buena parte de la medicina moderna está basada en los descubrimientos de la herbolaria, el gran aporte de la medicina alópata ha sido la aplicación del método científico y la consecuente estandarización de los conocimientos sobre la causa de las enfermedades y los métodos para curarlas, de manera que hoy se sabe cómo y porqué una aspirina cura el dolor de cabeza, pero la sustancia y sus efectos ya eran conocidos y usados antes de la sintetización del compuesto, hoy sabemos como y porqué funcionan los antibióticos, pero el efecto ya era aplicado por los aztecas que dejaban crecer moho en masa de maiz para tratar heridas, por cierto, también realizaban trepanaciones, hay evidencia incluso de trepanaciones múltiples con diferentes grados de cicatrización, lo que implica que no solo abrían cerebros sino que el individuo volvía a sus actividades, la cirugía tampoco es aporte reciente.

Pero no es sólo que la herbolaria merezca respeto por haber sido la precursora de la medicina moderna, en varios campos la sigue superando, más por el evidente desprecio de los médicos modernos hacia las terapias herbolarias que por su desconocimiento, muchos de ellos saben, por ejemplo, que una sencilla terapia de corteza de coachalalate es efectiva para combatir la gastritis y para acelerar la cicatrización de heridas, cirugías y quemaduras, pero no la prescriben porque para eso hay medicamentos de patente, aunque sus pacientes queden condenados a tomar omeprazol prácticamente de por vida, sin solucionar nunca del todo su problema.

Con la diabetes ocurre algo similar, mientras que la herbolaria ha mostrado ciertos resultados con terapias para regenerar la función pancreática, la medicina alópata las descalifica, afirmando que no se han hecho suficientes estudios para concluir que dichas terapias funcionen ¿en serio? ¿el mayor problema de salud en la historia y no se han hecho suficientes estudios? ¿quien se supone que los haga? ¿a qué esperan para dejar lo que están haciendo y resolver de una vez por todas la diabetes? ¿será que es demasiado buen negocio como para dejarlo ir?

Por supuesto no espero que me creas sino que investigues, no es que me preocupe lo que opines del tema, me preocupa que levantes la voz como escéptico desde una posición de adoración por el colectivo científico, "Cuando entiendas por qué tú desechas todos los otros posibles dioses, entonces entenderás por qué yo desecho el tuyo" El colectivo científico tampoco es la excepción.

Ernesto Urbina dijo...

Me parece que es tu percepción, sesgada por la ignorancia, 'alternativa' evidentemente es una etiqueta, impuesta por la corriente principal o mayoritaria, esto es así en cualquier campo por simple definición.

En medicina hay terapias, como la magnética y escuelas, como la herbolaria, obviamente no son lo mismo y no pueden ser tratadas de igual modo, la herbolaria es un cuerpo completo de estudios avalados por cientos de años de investigación documentada y por otros cientos de años de resultados, numerosas culturas en el mundo han resuelto miles de dolencias basados en ella.

Buena parte de la medicina moderna está basada en los descubrimientos de la herbolaria, el gran aporte de la medicina alópata ha sido la aplicación del método científico y la consecuente estandarización de los conocimientos sobre la causa de las enfermedades y los métodos para curarlas, de manera que hoy se sabe cómo y porqué una aspirina cura el dolor de cabeza, pero la sustancia y sus efectos ya eran conocidos y usados antes de la sintetización del compuesto, hoy sabemos como y porqué funcionan los antibióticos, pero el efecto ya era aplicado por los aztecas que dejaban crecer moho en masa de maiz para tratar heridas, por cierto, también realizaban trepanaciones, hay evidencia incluso de trepanaciones múltiples con diferentes grados de cicatrización, lo que implica que no solo abrían cerebros sino que el individuo volvía a sus actividades, la cirugía tampoco es aporte reciente.

Pero no es sólo que la herbolaria merezca respeto por haber sido la precursora de la medicina moderna, en varios campos la sigue superando, más por el evidente desprecio de los médicos modernos hacia las terapias herbolarias que por su desconocimiento, muchos de ellos saben, por ejemplo, que una sencilla terapia de corteza de coachalalate es efectiva para combatir la gastritis y para acelerar la cicatrización de heridas, cirugías y quemaduras, pero no la prescriben porque para eso hay medicamentos de patente, aunque sus pacientes queden condenados a tomar omeprazol prácticamente de por vida, sin solucionar nunca del todo su problema.

Con la diabetes ocurre algo similar, mientras que la herbolaria ha mostrado ciertos resultados con terapias para regenerar la función pancreática, la medicina alópata las descalifica, afirmando que no se han hecho suficientes estudios para concluir que dichas terapias funcionen ¿en serio? ¿el mayor problema de salud en la historia y no se han hecho suficientes estudios? ¿quien se supone que los haga? ¿a qué esperan para dejar lo que están haciendo y resolver de una vez por todas la diabetes? ¿será que es demasiado buen negocio como para dejarlo ir?

Por supuesto no espero que me creas sino que investigues, no es que me preocupe lo que opines del tema, me preocupa que levantes la voz como escéptico desde una posición de adoración por el colectivo científico, "Cuando entiendas por qué tú desechas todos los otros posibles dioses, entonces entenderás por qué yo desecho el tuyo" El colectivo científico tampoco es la excepción.