lunes, mayo 29, 2006

Se expropia la presente fe para los fines que al candidato convengan.


Esta es una noticia algo vieja pero recién la leí y me pareció importante escribir sobre ella.

El diario Reforma en su edición del 4 de mayo, proporciona la siguiente información:

“Además de su camiseta de Felipe Calderón, los albañiles que convivieron ayer con el candidato presidencial del PAN recibieron de regalo una estampa de la Virgen de Guadalupe.

La imagen guadalupana, acompañada del texto “Mi oración por México”, fue repartida por la empresa inmobiliaria SARE, que auspició ayer el acto con el que Calderón celebró el Día de la Santa Cruz.

Los más de 200 albañiles fueron sorprendidos con la visita del candidato, pues ellos esperaban su festejo normal del día del albañil, y con sólo una hora de anticipación fueron avisados de que participarían en un acto público. Algunos silbaron y gritaron vivas a favor de Andrés Manuel López Obrador, cuando se anunció la llegada de Calderón.

Los albañiles tuvieron que esperar otra hora para que se desarrollara el mitin y poder comer barbacoa, birria, consomé de carnero, quesadillas de seso y tacos de chicharrón, los cuales fueron probados primero por el aspirante presidencial.

El salario de los trabajadores que convivieron con el panista fluctúa entre 950 y 1500 pesos a la semana según su nivel; casi todos provienen del interior de la república.

Entrevistados durante el convivio, los trabajadores aseguraron que lo único que esperan del próximo presidente es que suba sus salarios.

Antes de irse del lugar, Calderón firmó a algunos trabajadores sus estampitas de la gudalupana como recuerdo de su visita.”

Al respecto, tengo algunos comentarios.

¿Qué significa exactamente que un candidato a la presidencia mezcle el credo con el llamado al voto? ¿Es válido si contribuye a la “edificación espiritual”?

Los tres candidatos punteros se declaran católicos y sin embargo, sólo él regala estampas autografiadas. ¿No es eso una expropiación de la fe? ¿Siente que sólo él es “digno” de adjuntarle su firma a la estampa?. Esta es una acción que por lo que sé, ni siquiera el Papa realiza.

La firma en un libro, en una camiseta, en una revista, en una foto, es un acto de declaración de propiedad e identificación, es decir: “estampo mi firma aquí porque mi vida y mi obra tiene que ver con el espacio que la albergará”. Por eso el Papa no lo hace, porque por más inspiradas que puedan ser sus acciones (y recordemos que por dogma el Papa es infalible), no puede ser vocero de una entidad divina.

Mezclar y confundir la acción ciudadana con la acción espiritual de manera deliberada y evidente sólo puede ser calificada de oportunismo. Jugar con los sentimientos profundamente arraigados de la población sólo puede calificarse de perfidia.

Y mientras Calderón sigue con estos actos de hinchada vanidad hagiográfica, la Iglesia se hunde en un silencio cómplice y vergonzoso.

Fernando Velázquez

3 comentarios:

Antonio dijo...

Saludos Fernando,

Interesante que hayas comentado esta noticia ya que en lo particular me había pasado desapercibida como supongo que le había ocurrido a mucha gente.

Creo que tienes razón en todos los aspectos de lo que criticas en el actuar de FCH, sin embargo no me parece que sea de los aspectos que convenga mas criticar de Calderón. O dicho de otro modo, si usó a la virgen de Guadalupe para hacerse querer por el pueblo yo lo consideraría pecata minuta. Por otro lado es consistente con la doctrina de su partido, o por lo menos de buena parte de la jerarquía de su partido.

Cuando AMLO se declaró católico levantó murmullos entre quienes creían que era evangélico y estaba renegando de su religión. Calderón habló en un discurso sobre ésto y AMLO nunca respondió. No sé si es cierto pero si lo es, no es una estrategia muy diferente a la del autógrafo de FeCal en las estampitas. Claro que me importa mas el error del peje porque pienso votar por él y porque se supone que apoyar su campaña en la religión, aun tangencialmente, va en contra de las ideas de su partido.

Un Abrazo

Pereque dijo...

En un país cuyo laicismo ha costado sangre, sí importa, y mucho, los coqueteos de tal o cual candidato con la religión. Me parece que se exageró lo de los autógrafos porque al fin y al cabo Calderón es libre de firmarle lo que sea a quien quiera; lo relevante es que estas estampitas de la Virgen hayan sido repartidas en el marco de un acto electoral.

A como lo plantea Fernando, aunque me parece que esto fue iniciativa de la constructora (la nota al menos no insinúa algún convenio con el PAN) no parece que Calderón se haya deslindado. Lo que envía una mala señal para los votantes indecisos y para los que pensamos votar por él al confirmar a Calderón y al PAN como ligados con el catolicismo más conservador y oscurantista.

Pereque

AMiGUiZ dijo...

Dentro de la cochinada en que se ha convertido la política mexicana en estos días (y dicen que aún viene lo peor), me llamó mucho la atención el comentario de un diputado perredista (no recuerdo su nombre) cuando respondió a los ataques de otro diputado pero panista, sobre la multa que el IFE les puso por lo de Aznar, por los spots, etc... y empezó a gritonear que coartaban la libertad de expresión, lalalal... entonces el señor perredista se levantó y lñe dijo en tono de mamá regañona: "mentir también es pecadoooo"; jajajaja, cagadísimo!!! puso en contexto casi cien años de panista fanático, ultraconservador, derechista, yunquista, opus deísta, cerrado, etc.

Cito: "mentir también es pecado"

jajajajaj


Me agradó tu blog, nos estaremos visitando, espero.
Saludos desde Xalapa :)